miércoles, 7 de abril de 2010

Moby-Porcelain



Yo no siempre he estado en plena crisis sentimental, pero es cierto que siempre he fantaseado con estar en plena crisis sentimental. Ich liebe dich nicht, du liebst mich nicht. Por eso repetía todo el rato aquella frase final de la canción de "La Playa": "So this is goodbye... this is goodbye". A mí todavía me estremece escribir una frase así, mucho más decirla. Saber que esto es un adiós, que esto es el adiós, que se acabó, percibir el principio y el final de las historias. Un don prodigioso, aterrador.

Saber despedirse.

Yo no siempre he sabido despedirme pero siempre he fantaseado con saber despedirme, incluso aunque fuera con una mirada fija de desprecio, un salivazo al suelo y una especie de "Frankly, my dear, I don´t give a damn". No sé si Moby quería contar todo esto, porque lo que yo cuento, para variar, es rencoroso y a mí Moby siempre me ha parecido una especie de Macaco calvo. El rey espiritual del buen rollo y el chill out. Paraísos perdidos.

Eso no quiere decir que "Play" no fuera un pedazo de disco. No solo un disco para bailar, sino un disco que te movía algo por dentro. Una especie de inocencia rota, con esa cara de huerfanito -sí, como tu cara de huerfanita- intentando pasárselo bien con los juguetes del Ejército de Salvación. "I´m gona find my baby", "Why does my heart feel so bad?" y finalmente ese "Porcelain" que estéticamente me temo que siempre irá vinculado a Leonardo Di Caprio perseguido en ua jungla, qué le vamos a hacer.

Eran los tiempos del entusiasmo fin de siglo. Recordad esto que ya os he contado antes. No sé por qué razón, Moby siempre me pareció el hermano triste de Fatboy Slim. Vaya tipo, Fatboy Slim. Debería hacer un post solo sobre el vídeo de "Praise you", pero no creo que tenga tiempo. O sobre "Funk soul brother". O incluso el remix del "Because we can can can", incluido en la banda sonora original de "Moulin Rouge". Un tipo de entredécadas, Fatboy Slim.

No diría lo mismo de Moby. Aun a riesgo de que alguien me intente convencer de lo contrario, Moby fue un one-hit wonder o un one-long play wonder, si prefieren. Me pongo pedante, lo sé. Después de "Play" para mí no hubo nada. That was goodbye.

2 comentarios:

Luis dijo...

Hola,

Con todos mis respetos o sin ellos, creo que te estás equivocando y mucho. Play es un discazo, y está bien que lo reconzcas, pero después de él han habido grandes trabajos de este músico americano. Incluso antes, hay varias piezas dignas de toda admiración.

Tu concepción simplista y anelunada del asunto, con esa petantería artificial, da un poco de pena. Supongo que no conoces otros trabajos posteriores de Moby. si quieres, de corazón me ofrezco para mandártelos y comentarlos. Seguro que muchos de los que uno considera obra maetra no lo son, lo reconozco, pero tras escucharlos y disfrutarlos, te darás cuenta de cuanto arte hay en ellos.

Discos como Hotel o Last night son prueba de ello. Te invito a que escuches esta canción precisamente, Last night del disco last night, a ver que te parece.

Aunque pueda parecer lo contrario, no soy superfan de Moby, simplemente me gusta y reconozco el impacto y calidad de su música.

Un saludo y enhorabuena por el blog, gran trabajo.

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Sabía que alguien lo intentaría.

Sin respeto, no, porque no llegamos lejos y el siguiente mensaje te lo borro directamente.

Con respeto, si yo soy simple, pedante, anelunado (¿?) o doy pena es irrelevante. Lee a ver lo que pone en el post y entenderás que "para mí" Moby se acabó ahí. "Para mí" porque yo no he vuelto a escuchar nada de Moby, una decisión como otra cualquiera, no porque Moby sea bueno, malo o regular que eso ya depende de cada uno.

Saludos y gracias por las "enhorabuenas".